Mostrando entradas con la etiqueta Seven men from now. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Seven men from now. Mostrar todas las entradas

jueves, 25 de octubre de 2018

TRAS LA PISTA DE LOS ASESINOS



ESPECIAL CICLO RANOWN (2)
(Seven men from now, 1956)

Dirección: Budd Boetticher
Guion: Burt Kennedy

Reparto:
- Randolph Scott: Ben Stride
- Gail Russell: Annie Greer
- Lee Marvin: Bill Masters
- Walter Reed: John Greer
- John Larch: Payte Bodeen
- Don “Red” Barry: Clete
- Fred Graham: Henchman
- John Beradino: Clint
- Chuck Roberson: Mason
- Stuart Whitman: Teniente Collins

Música: Henry Evers
Productora: Batjac Productions.  (USA)

Por Jesús Cendon. NOTA: 7’5

”La tierra se llenará de hombres cuando Stride pase por aquí”. Bill Masters a Payte Bodeen y sus hombres, implicados en el robo a la Wells Fargo, advirtiéndoles de la sed de venganza de Ben y su deseo de acabar con todos ellos.



ARGUMENTO: Ben Stride, antiguo sheriff de Sliver Spring, persigue incansablemente a los siete forajidos responsables del asesinato de su esposa en el asalto perpetrado en la oficina de la Wells Fargo. En su camino se encontrará con el matrimonio Greer, de viaje a California, y con Bill Masters, antiguo conocido de Ben, quien pretende adueñarse del producto del robo a la compañía.



En la fructífera unión entre Budd Boetticher, Randolph Scott y Burt Kennedy jugó un papel decisivo John Wayne al poseer los derechos del guion de “Tras la pista de los asesinos” a través de la Batjac (1). Su intención era, además de producirla, interpretar la película, pero su compromiso con John Ford para protagonizar “Centauros del desierto” le llevó a recomendar a Boetticher tanto a Scott como a Gail Russell (2), con quien había trabajado en “El ángel y el pistolero”, película igualmente producida por Wayne y dirigida por James Edward Grant en 1947.



El resultado es de todos conocido, un gran wéstern y el primero de uno de los ciclos más sugerentes de este género, en el que se aborda el tema de la búsqueda a través de los cuatro personajes principales de la película.



Ben Stride, interpretado por un impasible Randolph Scott, es un individuo mortificado por el asesinato de su esposa al sentirse responsable; ya que fue su negativa, por orgullo, a ejercer como alguacil tras haber perdido las elecciones  a sheriff de la ciudad la que llevó a su esposa a emplearse en la oficina de la Wells Fargo donde encontró la muerte. Busca incansablemente a los asesinos de su mujer para saciar su sed de venganza y como elemento de catarsis que lo libere de sus sentimientos de culpa.

El matrimonio Greer que, en busca de un futuro mejor y para superar sus problemas, no duda en iniciar un viaje tan esperanzador como incierto hacia California.



Mientras que Bill Masters (un impresionante Lee Marvin que dota a su personaje de una gran ambigüedad, además de un cierto atractivo) busca los 20.000 dólares producto del robo a la Wells Fargo. Su codicia, fruto de la necesidad, es fielmente plasmada por Boetticher en el último plano que muestra a Bill abrazando la caja con el contenido del robo.



Todo ello es narrado a través de un gran guion con alguna sorpresa respecto a las verdaderas motivaciones de los protagonistas, en el que la información al espectador se va dosificando y los personajes se caracterizan por su ambigüedad moral.





Así el carácter dual de Ben Stride se nos revela en las dos primeras secuencias del filme. En la magistral escena inicial, con una noche tomentosa símbolo de su carácter explosivo, nos muestra su lado más oscuro al acabar a sangre fría con dos de los forajidos; mientras que en la siguiente aparece su perfil más altruista al ayudar, primero, y prestarse a acompañar, después, al matrimonio Greer; reflejo aparente de la felicidad perdida por Ben tras la muerte de su mujer.



Lo mismo ocurre con Bill, un pistolero y antiguo conocido de Ben, cuyas motivaciones el espectador llega a entender; con una Annie Greer atraída desde el primer momento por Ben, quien le negará un beso de despedida a pesar de los sentimientos que comienza a florecer en su interior (extraordinaria por su sutileza la secuencia del baño de Annie); y con su marido, un hombre débil pero capaz de un último acto suicida y redentor.





El filme cuenta con escenas memorables. Destacando la del intento de seducción de Annie, en presencia de Ben y su marido, por parte de Bill revelando otro episodio del pasado del exsheriff poco edificante, y en la que de nuevo Boetticher se sirve de una noche tormentosa para acrecentar la tensión. Y los tres enfrentamientos finales (el de Ben con dos hombres de Payte, el de Bill con Payte y Clete, y el final entre Ben y Bill) enmarcados en el mismo paisaje rocoso que cobra un gran protagonismo. Son tres escenas magistrales perfectamente planificadas y montadas que culminan con el inevitable y esperado duelo entre los dos protagonistas rodado de forma original al no ver el espectador disparar a Ben (se ha comentado que Boetticher tuvo que hacer de la necesidad virtud al no ser muy rápido Scott desenfundando su revólver).



A la película, a pesar de su escasa duración, no le falta tampoco la denuncia de la situación de los pieles rojas obligados a tomar el hacha de guerra para no morir de hambre; y cuenta con un final relativamente esperanzador al atisbarse la posibilidad de rehacer la vida por parte del protagonista, quien decide ahora ocupar el cargo de alguacil y deja en suspenso una posible relación con Annie; aunque, como simboliza su cojera fruto de un disparo, las heridas en el alma siempre permanecen. 



(1) A partir de la década de los cincuenta John Wayne potenció su labor como productor. Así en este género, además de la película reseñada, se embarcó con su productora Batjac en títulos como “Hondo” (1953), vehículo pensado para ser protagonizado por Glenn Ford quien declinó la oferta por su mala relación con John Farrow; “El rostro de la pantera” (1954) protagonizado por Robert Mitchum y dirigido por William Wellman al que Wayne dio carta blanca tras haber quedado plenamente satisfecho con el rodaje de “Escrito en el cielo”; “Matar a un hombre” (1956), primer wéstern dirigido por Andrew Victor McLaglen interpretado por su amigo James Arness; “Caravana del Oeste” (1958), un wéstern menor con Victor Mature al frente del reparto; o la monumental “El Álamo” (1960).

(2) Gail Russell moriría a los treinta y seis años víctima del alcoholismo. De hecho las huellas de su adicción se aprecian en la película.